Abortos espontáneos – Causas cuando no hay alteraciones cromosómicas

Todos estaremos de acuerdo en que un embarazo es algo mucho más que increíble a nivel biológico ¿verdad? Creo que a todos nos habrá venido a la cabeza alguna vez la pregunta ¿cómo puede ser que dentro de una mujer a partir de dos células se forme un bebé? Pero aún así nos sorprendemos mucho cuando nos enteramos de casos de abortos, es algo que nos parece raro. 

Pues estoy segura de que si conocieras bien cómo ocurre todo el proceso del embarazo, aún te parecería mucho más sorprendente todo lo que ocurre.

De hecho yo, en mi tesis doctoral, estudio que ocurre en el útero para que se produzca el embarazo y se mantenga. Pues cuánto más sé, más me sorprende que haya tantos nacimientos. Aunque si te digo que solo un tercio de todos los embarazos llega a término, probablemente te parezca que son pocos.

Pero bueno ya no divago más. Hoy no voy a contarte cómo el útero de una mujer se prepara para el embarazo (aunque si te interesa saberlo, puedes hacérmelo saber y lo tendré en cuenta para un post futuro).

Hoy vamos a ver qué se sospecha que puede causar el 50% de abortos espontáneos que ocurren en el primer trimestre de gestación en los que el embrión no tiene anomalías cromosómicas.  

Para entender algunos de los procesos que pueden causar estos abortos, voy a presentarte en este post a los tres protagonistas del embarazo: el embrión, el útero y la placenta.

Aunque durante muchos años, en las investigaciones sobre las complicaciones del embarazo, los protagonistas han sido la placenta y el embrión. Aunque esto está cambiando y cada vez se conoce más sobre la contribución materna.

Pero antes quiero decirte que hay otras causas que no voy a explicar porque además de ser muy complejas harían que el post se convirtiera en un libro, pero al final te mencionaré algunas por si te interesa averiguar más sobre el tema

Aquí tienes el podcast por si prefieres escuchar en lugar de leer. ¡Empecemos!

Alteraciones en el embrión que pueden derivar en abortos

Primero haré un pequeño inciso. Una aneuploidía es cuando el número de cromosomas es anormal. Lo humanos tenemos 46 cromosomas, tener uno más o uno menos, es una aneuplodía y casi siempre incompatible con la vida.  Los fetos aneuploides tienen este problema genético.

Las aneuploidías son tan grandes que se pueden detectar a través de una prueba llamada cariotipo.

Cariotipo. No se observan aneuplodías, se trata de una persona euploide.

El 50% de los abortos del primer trimestre se debe a que el feto tiene alguna aneuplodía.

Dicho esto, si el feto no es aneuploide… ¿qué puede ir mal? Es una pregunta que se ha estudiado mucho y aún falta para poder responderla por completo.

Para empezar, el feto puede tener otras alteraciones genéticas que no sean aneuploidías. En este caso reciben el nombre de euploides, pero puede tener mutaciones (cambios en el ADN) mucho más pequeños pero que sean tan graves como para ser incompatibles con la vida.

Para poder detectar estas alteraciones hay que utilizar otras técnicas de mucha mayor resolución, muy costosas y que solo tienen sentido que se apliquen en algunos casos puntuales.

Por ejemplo, estas mutaciones se buscan cuando se producen abortos de repetición, porque en esos casos hay que hacer un estudio con mucho más detalle para localizar el problema. También en estos casos se estudia genéticamente a los padres.

¿Y por qué estudiar a los padres? Pues porque quizás tengan mutaciones que en ellos no causen ningún mal pero que si lo haga en el feto. Esto ocurre por ejemplo en casos de mutaciones recesivas.

Las mutaciones recesivas son aquellas que tienen que afectar las dos copias del gen para causar alguna consecuencia. Es decir, que si la madre tiene esta mutación no le pasará nada, si la tiene el padre no le pasará nada, pero si el hijo hereda la misma mutación de la madre y el padre sí que tendrá la consecuencia.

Esquema de como una mutación recesiva. Los padres al tener una copia pueden ser sanos; en cambio el bebé puedeheredar las dos copias mutadas del gen y tener problemas de salud.

Sin embargo, puede que el feto esté genéticamente bien, y aun así se puede producir el aborto, porque ya sabes que hay otros dos implicados fundamentales en el éxito del embarazo, y otras causas.

Útero: el papel del endometrio

El útero interacciona con el embrión, porque tiene que dejar que lo invada lo suficiente pero sin pasarse para una formación correcta de la placenta.

¿Qué quiero decir con esto?

Pues a ver primero decirte que la pared del útero está formada por tres tejidos, de los cuales nos interesan en esta parte dos, el endometrio (la capa mucosa que recubre el útero) y el miometrio (el tejido muscular).

Útero. El endometrio es el tejido que recubre la cavidad. El miometrio es el teijo muscular.

Segundo decir que el embrión tiene que invadir el útero por dos motivos.

  • Un motivo es que tiene que anclarse bien al útero.
  • El otro motivo es que tiene adaptar la vasculatura materna, para que cuando se forme la placenta llegue el flujo sanguíneo necesario para nutrir al bebé durante todo su desarrollo.

Esta invasión la lleva a cabo una capa de células que forman el trofoblasto, y ocurre a través del endometrio, hasta llegar a un tercio del miometrio.  

Si se pasa de profundidad da lugar a placenta accreta. Si no llega a ser suficientemente profundo, puede producirse la preeclampsia o los abortos.

El trofoblasto invade el miometrio.

Entonces el endometrio tiene que dejar que el trofoblasto lo invada. Pero no solo eso, sino que durante la invasión lo protege del ambiente hostil, y también le ayuda a que modifique sus vasos sanguíneos para adaptarlos al embarazo.

Además las células del endometrio controlan a las células del sistema inmune para que ayuden al citotrofoblasto en su misión sin causarle daños

Fallos en estos procesos pueden derivar en abortos. 

Por ejemplo, si el sistema inmune materno no está bien regulado, o el trofoblasto no está bien protegido, puede sufrir grandes daños. Si no modifica de forma adecuada los vasos sanguíneos maternos, no le llegaran suficientes nutrientes y podría desarrollarse la preeclampsia o incluso el aborto. 

Por otra parte, hay evidencias de que el endometrio puede actuar como un sensor de la calidad del embrión. Es decir, que el tejido materno es capaz de detectar si el embrión tiene poca viabilidad y entonces impide que el embarazo progrese. No sé a ti pero a mí esto me parece fascinante.

De hecho, se piensa que una de las causas de los abortos de repetición, es que el endometrio falla como sensor y deja progresar embarazos de embriones con poca viabilidad, pero finalmente se produce un aborto en semanas más avanzadas.

También puede haber malformaciones uterinas que causen infertilidad, o abortos en caso de llegar a producirse el embarazo.

La placenta y los abortos

La placenta es un órgano formado en el primer trimestre del embarazo que se encarga de proporcionar tanto nutrientes como oxígeno al bebé, y también elimina sus residuos. 

Si la placenta no se forma bien, el embarazo no se va a poder mantener o lo va a hacer pero con complicaciones.

Hay factores que pueden causar problemas en la placenta. Algunos ejemplos son la edad materna, la hipertensión, embarazo múltiple, fumar o consumir drogas durante el embarazo, problemas de coagulación…

Pero también puede formarse mal porque falle alguno de los procesos que hemos comentado en el apartado anterior del útero relacionados con la invasión y eventos posteriores. Cada vez más se está estudiando cómo los fallos en estos procesos pueden afectar a la formación de la placenta.

Un ejemplo es el que te he comentado sobre que si el endometrio no deja que el trofoblasto invada suficiente,  la vasculatura materna no sufre las modificaciones que debería para adaptarse al embarazo. Entonces, cuando el desarrollo del embrión dependa de la placenta el flujo sanguíneo puede no ser suficiente para mantenerlo.

También hay enfermedades como las trombofilias aunque la vasculatura materna esté bien adaptada pueden causar abortos, debido a que pueden producirse coágulos que impiden que llegue el flujo sanguíneo.

Por otra parte, también puede ocurrir que las células de placenta estén genéticamente desreguladas. ¿Qué quiere decir esto? Que los genes estén produciendo una cantidad inadecuada de ARNm y esto derive en cantidades alteradas de proteínas (a la alza o a la baja). Placentas con estas alteraciones genéticas se han observado en investigaciones sobre abortos. 

Otras causas de abortos euploides

  • Alteraciones endocrinas relacionadas con la tiroides o los ovarios poliquísticos se han asociado con infertilidad y abortos.
  • Fragmentación del ADN del esperma.
  • Trombofilias.
  • Inmológicas e inmunogenéticas. Básicamente en estos casos el sistema inmune está desregulado. Es decir, responde de forma diferente a como lo haría en un embarazo sano. A veces esto se debe a la genética del sistema inmune, el cual les da unas “instrucciones diferentes” que pueden derivar en aborto.  
  • Hábitos de vida, como beber alcohol durante el embarazo o la obesidad (que la incluyo aquí aunque puede no deberse a hábitos de vida en algunos casos).
  • Microbiota del endometrio, esto es el conjunto de bacterias que hay en el endometrio.
  • Infecciones como la toxoplasmosis o la listeriosis.

Por último me gustaría decirte que cada uno de estos apartados podría complicarse mucho, y a nivel de genética todavía más.

Ya has visto de forma simplificada que no solo entran en juego mutaciones del ADN en el feto, sino en los padres aunque a ellos estas mutaciones no les causen problemas. Además también pueden estar involucradas alteraciones en la actividad de los genes que deriven en alteraciones de producción de proteínas.

También hay muchas cosas que se desconocen porque ocurren a día de hoy, porque durante el embarazo participan muchísimos tipos de células y moléculas, que interaccionan entre sí y se influyen mutuamente.

Si te interesa más conocer las complicaciones que he mencionado te dejo unos enlaces:

Placenta accreta

Preeclampsia

Trombofilias

 

4 respuestas a «Abortos espontáneos – Causas cuando no hay alteraciones cromosómicas»

  1. Me ha gustado mucho el artículo, cómo lo has desarrollado en función de los protagonistas (útero, embrión y placenta). Me han sorprendido mucho las estadísticas, creo que los abortos son un tema que sigue siendo un poco tabú y por eso no nos enteramos de los números. Muy interesante, de verdad que sí.

    1. Muchísimas gracias por dejarme saber tu opinión! Si, a mí también me sorprendieron cuando los descubrí, es una pena que no sean datos con más visibilidad. Yo creo que ayudaría a normalizarlo, y que eso ayudaría un poco más a las personas que por desgracia lo sufren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *