Descubre cómo se prepara el útero para el embarazo – Decidualización

Cada mes, las mujeres en edad reproductiva tienen la menstruación. Es decir, que cada mes, el útero se prepara para un embarazo. La última etapa de esta preparación es la decidualización. La gran desconocida, pero también la gran protagonista de hoy y de los embarazos sanos.

Todo este proceso está regulado hormonalmente. Los estrógenos y la progesterona son los encargados de indicarle al útero qué tiene que hacer.

Pero… ¿Qué es la decidualización? ¿Por qué es tan importante? Y ¿Qué papel tienen las hormonas?

¡Empecemos!

¿Qué es la decidualización?

El útero está formado por varios tejidos y uno de ellos es el endometrio. En cada ciclo menstrual, el endometrio se forma, se engrosa y se destruye si no hay embarazo. Y así, cada mes. Esta es la versión oficial que se estudia y se conoce popularmente.

Y es una versión correcta, solo que falta añadir una etapa. La decidualización.

En cada ciclo menstrual el endometrio se destruye, se forma y se engrosa para volver a destruirse si no hay embarazo.

Después de engrosarse, el endometrio para de crecer y se diferencia. Es decir, se adapta para llevar a cabo una función.

Esta función es preparar al endometrio para que pueda ser invadido por el embrión y formar la placenta durante el embarazo.

Toda esta etapa de “adaptación” es la decidualización.

¿Cómo se adapta el endometrio por si hay embarazo? - Cambios que ocurren durante la decidualización

En el embarazo hay una invasión del endometrio

El embrión está formado por varios tipos celulares. Unos tipos se encargan de formar al bebé y otros se encargan de viajar por el endometrio hasta llegar a dos destinos.

  • El primer destino son los vasos sanguíneos de la madre. Los tiene que invadir para poder modificarlos, para que pueda llegar la sangre a la placenta con la velocidad y cantidad que toca.
  • El segundo destino es el miometrio, que es tejido muscular del útero. Pero solo tiene que llegar hasta el primer tercio. Si se pasa o no llega, habrá complicaciones en el embarazo. Placenta accreta si se pasa y preeclampsia si no llega.
Células del embrión invaden el endometrio hasta llegar al miometrio.

Así que células del feto tienen que invadir el endometrio hasta llegar al miometrio. ¿Qué implica esto? Que el tejido tiene que “dejarlas pasar” y además controlando que llegan donde toca.


El endometrio tiene que dejarse invadir

Para ello, tienen que ocurrir varias cosas.

  • Se tiene que remodelar el tejido para que tengan espacio y puedan ir pasando. Más técnicamente se diría que se remodela la matriz extracelular, que es el conjunto de componentes que hay entre las células de un tejido.

 

  • El sistema inmune tiene que funcionar de forma especial. Porque tiene que permitir el paso de células que “son extrañas”, pero también controlar que no se excedan en su invasión.

 

  • Durante la invasión, se producen reacciones químicas que podrían dañar a las células invasoras, por eso tienen que ser protegidas. De ello, también se encarga el endometrio. Es decir, que se deja invadir y además protege a “los invasores”.

 

  • El sistema circulatorio tiene que dejarse invadir y hacer los cambios que se necesitan.

 

  • Además, para que todo esto funcione, tiene que haber una comunicación materno-fetal. Las células de ambos se comunican durante todo el proceso, para estar coordinados y que todo vaya haciéndose bien.

Así que tienen que ocurrir cambios importantes a muchos niveles para que todo salga bien. A nivel de la matriz extracelular, del sistema inmune, del sistema circulatorio y de comunicación celular. 

A su vez, estos niveles se dividen en muchos otros de menor escala. Todo ello, además tiene que estar coordinado entre si y con el feto.

Con lo simple que parecía lo que se enseña del ciclo endometrial, ¿verdad? Y nada más lejos de la realidad.


Cambios que ocurren en la decidualización

Para que todo esto pueda pasar en el embarazo, tiene que haber una preparación previa.

En la decidualización tiene lugar está preparación.

Principalmente lo que ocurre es que se “forman” las células que van a dirigir todos los procesos que te he mencionado.

El endometrio tiene dos partes. Una fina capa superficial llamada epitelio y una llamada estroma. En el estroma es donde ocurre el meollo.

Al principio he comentado que cuando el endometrio para de crecer (proliferación) se diferencia.

Pues lo que ocurre en es que las células estromales (las del estroma) cambian. Pasan de tener una forma característica y de secretar unas sustancias, a tener otra forma diferente y a secretar otras sustancias.

Las nuevas sustancias son básicamente:

  • Señales que van a ser detectadas por el sistema inmune, para que envíe células al estroma y que sepan que van a tener que actuar de forma especial.
  • Señales detectadas por los vasos sanguíneos, para que sepa los cambios a los que van a tener que hacer frente.
  • Moléculas que remodelaran la matriz extracelular para dejar paso a las células del sistema inmune y en caso de que haya embarazo a las células invasoras del embrión.
En la decidualización las células se diferencian y secretan moléculas que preparan el ambiente uterino para el embarazo.

Todo esto ocurre cada mes. Si hay embarazo, todos estos cambios darán lugar a un tejido nuevo y especializado llamado decidua.

La decidua será la encargada de formar la parte materna de la placenta.

Si esta decidua no se forma bien, la placenta que se forme será deficiente; lo cual derivará en complicaciones como la preeclampsia o la placenta accreta.

¿Qué papel juegan en todo esto las hormonas?

Las hormonas son las señales que dirigen el proceso. Según la señal que llega al endometrio, éste sabe si tiene que crecer, parar de crecer, diferenciarse o destruirse.

¿Pero cómo ocurre esto? Pues porque el programa genético de las células cambia en respuesta a esas señales.

Por ejemplo, cuando las células detectan a los estrógenos, se activan unos genes que hacen que las células se dividan para que se engrose el endometrio. Cuando detectan progesterona, se activan otros genes que hacen que las células se diferencien y se transformen (decidualización).

Es decir, que todas las células del tejido cambian los genes que activan al son que dictan las hormonas.

Las hormonas son las que coordinan que el óvulo se prepare para ser fecundado y el endometrio para si hay fecundación.

Según la maduración del óvulo se liberan unas hormonas que son las que le comunicarán al endometrio en qué fase tiene que estar. De este modo todo se prepara perfectamente coordinado para si hay fecundación, que pueda haber embarazo.

Conclusión

Así que como ves, la decidualización que es la gran desconocida es una fase fundamental. Es imprescindible para que si hay embarazo todo esté listo para la invasión y se forme correctamente la placenta. 

Las hormonas cambian los genes que se activan en las células. De este modo, actúan como una señal que indica a las células del endometrio en qué fase del ciclo están y actúen en consecuencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *