TU SALUD DEPENDE DE TI ¿SABES POR QUÉ? 

Porque el día a día influye en tu genética. 

¿Quieres saber más?

Ha llegado la hora de que comprendas tu salud a través de la genética. Pero ¡no te asustes! Eso de que la ciencia “es difícil y aburrida” es solo un prejuicio.


La genética es la raíz de todo lo que te venga a la cabeza. Puede beneficiarnos o perjudicarnos, pero no es la responsable al 100% de cada cosa que nos pasa.

Su efecto puede modularse con nuestros hábitos, para bien y para mal, así que tú puedes hacer mucho para aumentar sus beneficios o disminuir sus riesgos.


Por eso yo quiero ayudarte a que entiendas el origen (y muchas más cosas), tanto de problemas de la salud como de otros aspectos de la vida más cotidianos.

Prometo darte la información que necesites, pero simplificada lo necesario. Además de forma que puedas entender lo que te cuento, aunque no tengas ningún conocimiento previo. Espero que quedes con una sensación de ¡vaya que interesante!

Pero ¿quién soy yo? ¡Hola, soy Nerea!

Estoy aquí para que dejes de ser un mar de dudas en lo que respecta a la salud, y empieces a entender el porqué de muchas cosas. Pero ¡ojo! Que a la par irás aprendiendo genética, porque es donde empieza todo.

Y si crees que exagero te diré algo, cada problema de salud que se te ocurra es porque algunas de nuestras células hacen algo que no deberían, o no lo hacen del todo bien. ¿Y quién dirige lo que hacen las células? La genética.

Aunque por suerte, la genética tiene la capacidad de responder a los mensajes que recibe del entorno para ayudarnos a sobrevivir en ambientes cambiantes. ¿Y eso que implica? Pues que puedes controlar el mensaje que envías a tu genética, a través de controlar tus hábitos como la dieta, el ejercicio, y otros.

Lo que pasa es que el peso de la genética y las acciones no es el mismo para todos los problemas de salud.

Así que lo bueno es conocer qué papel tiene la genética y qué está en tu mano poder hacer algo para reducir riesgos y aumentar beneficios. Eso es lo que pretendo contarte con los artículos que publico cada 15 días.

¡Vaya he seguido sin contarte quién soy! Ahora sí que sí.

Me llamo Nerea, tengo 25 años y soy bióloga. Soy una persona muy curiosa a la que le encanta leer y aprender continuamente cosas nuevas, de hecho desde hace un año soy muy fan de aprender sobre desarrollo personal. También disfruto con la investigación y explicando ciencia.

De todo esto que me hace disfrutar surge este blog.

Aunque también surge de aquello que no me gusta, que es escribir. En mi trabajo tengo que escribir mucho, y ya sabes, cuando no puedes con el enemigo únete a él. Y oye ¡funciona! A base de esforzarme para escribir y cogerlo como un hábito, me va gustando.

Actualmente trabajo como investigadora predoctoral en biomedicina. Pero para llegar hasta este punto tengo una trayectoria de formación y profesional que me apetece contarte por dos razones.

Una es para que me conozcas un poco más, y la otra es para que veas que tengo la formación necesaria para informarme y contarte información veraz.

Cuando tenía 14 decidí estudiar biología. Los motivos que me animaron fueron mi gran interés por entender el porqué de las cosas y poder contribuir a crear conocimiento que ayudara a la gente.

Así que estudié biología y a la par trabajaba de camarera en un catering. Así, adquirí el hábito de aprovechar mucho el tiempo en cosas que considero útiles. De hecho, nunca suspendí un examen y saqué muy buena nota media. Me esforcé mucho porque estaba convencida de que mi expediente era una carta de presentación para conseguir un trabajo.

Lo que no esperaba en ese momento es que haber sido camarera me ayudaría tanto a conseguir trabajos como bióloga, pero así fue. Me ayudó a tener una actitud de trabajo que me diferenciaba de mis compañeros que no habían trabajado nunca, porque hay cosas que solo se aprenden cuando trabajas.

Te cuento esto porque si estas en esta situación o lo estás en el futuro, ¡no te desanimes! Puedes estar abriéndote caminos que nunca te imaginarías. Además, estas situaciones ayudan a valorar realmente muchas cosas, y a ver la vida con menos drama y más positividad.

De mi trayectoria de formación:

Te diré que después de acabar la carrera, estudié un posgrado de experto en genética médica, después el máster en investigación biomédica, y ahora estoy haciendo un doctorado en biomedicina. Además sigo aprendiendo constante, por ejemplo ahora estoy con bioinformática y estadística para poder analizar resultados de experimentos. Por último y aunque puede parecer que no tenga nada que ver, dedico tiempo cada día a mi desarrollo personal.

De mi trayectoria profesional como bióloga:

Colaboré durante un año en un proyecto que trataba de investigar si la reanimación con oxígeno de recién nacidos prematuros causaba daños en su ADN.

Tuve la oportunidad de quedarme a seguir con el proyecto, pero en ese momento, el que fue mi tutor estaba iniciando una empresa de genética y me ofreció trabajo.

Aunque las condiciones económicas y de continuidad eran mucho peores, para mí siempre ha sido mucho más importante aprender y trabajar a gusto, que el dinero. Así que, acepté el trabajo y empecé una nueva etapa. Fue la mejor decisión que he tomado en mi vida laboral, aunque fuera la opción más complicada a corto plazo.

En esta etapa aprendí mucho porque al tratarse de una empresa que estaba empezando pude tener mil tareas asociadas a diferentes puestos. Entre otras muchas cosas, aprendí a diseñar productos de diagnóstico genético y a desarrollarlos en el laboratorio.

También pude descubrir lo que me gusta dar charlas de formación a personas que no son del ámbito científico. Esto de las charlas, aunque al principio fue casi un castigo, se acabó convirtiendo en una experiencia que siempre voy a agradecerle a mi mejor mentor (J.S).

Sin embargo, como quería hacer un doctorado tuve que marcharme de esta empresa, y así  empecé mi etapa actual.

Actualmente trabajo en una fundación como investigadora predoctoral, y mi tesis es sobre la genética en complicaciones del embarazo, especialmente en la preeclampsia y los abortos espontáneos. En esta etapa tengo la suerte de estar rodeada de personas maravillosas de las que seguir aprendiendo y con las que pasar ratos agradables todos los días.

Ahora que ya me conoces, me gustaría preguntarte algo

 

¿Te apetece seguir de cerca las fascinantes historias que pueden contar los genes?  

Te aseguro que tienen mucho que enseñarte sobre su papel en la salud, y sobre aquello que depende de ti para vivir más y mejor.

Además con tu suscripción te llevas como regalo de bienvenida una guía de diagnóstico genético.

 

Newsletter